Compara los mejores créditos a plazos hechos a tu medida

Los créditos a plazos son probablemente el método de financiación más habitual para muchas personas, puesto que son los que tradicionalmente han manejado las entidades bancarias y las compañías crediticias. Pese a la fuerte irrupción de los minipréstamos, como puedes comprobar en nuestra web, los préstamos a plazos siguen teniendo gran vigencia en la actualidad y ya no se ciñen solo a los bancos, sino que muchos prestamistas online han incorporado a su cartera de servicios esta herramienta de financiación.

50 EUROS 5000 EUROS
5 días 3 años
Plazo de devolución: 120 días
Importe del préstamo:
PrestamistaPuntuación Primer préstamo Cantidad de crédito Duración del préstamo
CrediteaPagado100 - 3000 EUROS2 meses - 2 años
Obtén tu dinero
SavsoPagado100 - 900 EUROS3 - 6 meses
Obtén tu dinero
CreditstarPagado50 - 1000 EUROS1 - 3 meses
Obtén tu dinero
Monedo NowPagado100 - 5000 EUROS3 meses - 1 año
Obtén tu dinero
ZaploPagado300 - 2500 EUROS3 meses - 3 años
Obtén tu dinero
Ferratum Credit LimitPagado50 - 1000 EUROS5 días - Flexible
Obtén tu dinero

La gran novedad en los últimos años es que este tipo de créditos han dado el salto a Internet. Mientras que antes solo se podían solicitar en persona en una oficina bancaria o, como mucho, por teléfono, ahora el sistema online funciona con plena vigencia y ha facilitado enormemente todas las fases de este trámite. Basta con tener un ordenador o un dispositivo móvil con conexión a Internet para solicitar uno.

Pero, ¿de cuántos plazos estamos hablando? La respuesta no es única, puesto que cada prestamista tiene sus propias condiciones, no solo en cuanto a intereses sino también en lo que respecta a la cantidad y cuotas. Lo que sí suele ser común a todos ellos es la periodicidad mensual de estas cuotas, aunque puede darse el caso de plazos semanales, quincenales o trimestrales, por ejemplo.

Estos préstamos suelen ser una buena herramienta para aquellos que buscan financiación a medio plazo, puesto que los importes a prestar son de carácter mediano, adecuados para poder sufragar cómodamente gastos muy variados, como los de unas vacaciones, la compra de un vehículo de segunda mano, un curso de formación académica o una inversión tecnológica. Una flexibilidad que da un importante respiro a numerosas personas que no solo necesitan dinero sino también tiempos de devolución amplios.

Cómo comparar créditos a plazos

La forma de comparar créditos a plazos a través de nuestra web es similar a cómo se comparan préstamos online. En la tabla superior puedes ver claramente y con detalle algunas de las condiciones principales de estas operaciones, que son:

  • El importe: puedes seleccionar un gran abanico de cantidades. En función de la que elijas, la tabla te mostrará las opciones disponibles.
  • TAE: es de gran ayuda para conocer el precio real del préstamo, es decir, lo que pagarás en cuestión de intereses. Es la Tasa Anual Equivalente y refleja la suma los porcentajes de intereses o gastos asociados al crédito en relación a un año.
  • Plazo: hace referencia al periodo mínimo, máximo o con otra referencia temporal que se puede establecer para la devolución del crédito.

No obstante, el hecho de ser una financiación a plazos añade cierta complejidad a la operación, que en ocasiones es difícil de reflejar en nuestra tabla comparativa. Para poder conocer los detalles con exactitud, los más adecuado es acceder directamente a la web del prestamista. Para ello solo tienes que seguir el enlace propuesto en la tabla, que te redirigirá a dicha página donde no solo puedes tramitar el préstamo, sino también conocer condiciones de la solicitud, la devolución o la protección de datos.

Comparativa entre un préstamo a plazos y un minicrédito

Con el objetivo de entender mejor cuáles son las ventajas, desventajas y particularidades de un préstamo a plazos, aquí te mostramos una breve comparativa con un minicréditoestándar en relación a cinco importantes aspectos: la TAE, los plazos, los importes, la rapidez de gestión y la facilidad de acceder a uno.

  • TAE: por regla general, la TAE de los préstamos con cuotas suele ser más baja que la de los préstamos urgentes con devolución en una sola cuota.
  • Periodos de vigencia: independientemente del número de cuotas, la financiación a plazos suele ofrecer periodos más largos para la devolución. Mientras los micropréstamos suelen ofrecen un mes como máximo para restituir la cantidad solicitada, la alternativa a plazos puede abarcar fechas desde los 3 meses hasta varios años, normalmente con periodicidad mensual.
  • Importes: las cantidades de dinero que se pueden recibir en la modalidad a a plazos suelen ser más elevadas. Precisamente, la posibilidad de fraccionar la devolución otorga al cliente una capacidad de endeudamiento mayor. Es por ello que este tipo de créditos se consideran una solución intermedia entre los préstamos rápidos y los préstamos hipotecarios.
  • Rapidez de gestión: normalmente, los minicréditos requieren de menor papeleo, lo que implica menor tiempo empleado en la solicitud. Además, como emplean programas de software automático para la validación, la aprobación y el envío del dinero también suele ser más ágil que el caso de los préstamos con cuotas, que se demoran algo más.
  • Facilidad de acceso: al tratarse de importes más elevados, los requisitos para acceder a un préstamo con devolución a plazos suelen ser más exigentes. Nómina y ausencia de deudas son algunas de las cosas que a menudo se exigen, a diferencia de los microcréditos, abiertos prácticamente a cualquier persona mayor de edad.